Seguidores

Buscar en este blog

Cargando...

14 febrero, 2012

Dos Cuentos de Amor

.
.
"EL AMOR QUE VIAJÓ SOBRE UN DRAGÓN"
.

.
Por María Jesús Almendro Sánchez

El hombre se guarecía bajo un paraguas, me miraba como atrapado por la desesperanza, yo le vi desde la decepción. La seducción viró en ese cruce de miradas. Acercándonos, sin mediar palabra, nos cogimos de la mano. Corrimos a un lugar aislado de lo mundano, donde saciamos aquella hambruna de ímpetu. Al tiempo aparecíamos sobre una nube que se evaporó sin posibilidades de resurrección.

Quedamos fundidos en el limbo donde conocimos la paz; finalmente nos habíamos encontrado. No agonizaríamos más. Él estaba muerto, yo no tenía vida. Nuestro destino, más allá de todo lo conocido, emprendía su sino, el fin de la consternación de la existencia anterior. Volamos. Nadie podía alcanzarnos ni desviarnos, ahí resucitamos en carne, sangre y aliento mientras dorados matices rodeaban al Sol, que incitado por la Luna, andaba ya hacia su sopor cotidiano. Surcamos valles y montañas sobre el lomo de un dragón.

Para Edgar R. Ahumada.

Música: Frederic Chopin- Nocturne in C minor (piano)

"ARDILLAS, NIEVE Y ENSUEÑO"
.

Por Édgar R. Ahumada

Esta ardilla despertó en un nido. Al instante desconoció el lugar, su morada habitual no era, así que pronto se puso en pie y comenzó a indagar. Efectivamente se trataba de un pino distinto al del inicio de su reposo, pero olía a su casa entre una reserva de agua, setas, nueces, piñones, frutos secos y ramas.

No atinaba a descifrar el misterio y sólo escuchaba, además del laberinto en que se había construido su cabeza, una brizna de tonalidades suaves que acompañaban la cálida luz del momento, aunque el sonido no venía de fuera, emanaba de su pecho. Todo esto la tenía más que desconcertada. Apareció entonces otra ardilla, una idéntica a su ensoñación desde cachorro que le decía con la voz de la mansa nieve: bienvenido a casa.

Para María Jesús Almendro Sánchez

Música: Coeur de Pirate.

.